El patio del fisgón

Lo tenía fichado desde que abrió en septiembre, pero es casi imposible cenar sin reserva, así que fui posponiendo mi visita hasta el pasado jueves cuando finalmente pudimos ir.

El local no es muy grande y no llama mucho la atención por fuera pero la sorpresa viene con su patio interior. Un lugar íntimo y acogedor, decorado con buen gusto, donde pequeños detalles como el uniforme de los camareros, las luces o la chimenea crean un ambiente hogareño.

fisgon4

Nos dieron una mesa de cuatro para tres, por lo que estuvimos muy cómodos, y aunque al principio pensé que íbamos a pasar frío al estar en la esquina, no fue así (además hay mantas para taparte, piensan en todo!). La atención fue impecable pese a algunos comentarios vistos en internet. De hecho, resaltaría su simpatía y profesionalidad.

La carta es variada buscando satisfacer a todos los gustos. Me recuerda un poco a la del restaurante bla bla bla. Puedes encontrar desde pizzas a comida más ligera como son las ensaladas o algo mas contundente como pasta, carne o pescado. De picar, yo diría que los rollitos de pato fueron lo mejor del aperitivo: bien crujientitos y acompañados de salsa de soja. La ensalada de tomate estaba rica aunque es un plato sencillo y quizás hubiese sido mejor elección la que llevaba burrata (para la próxima!)

image (5) image (6)

Entre los segundos, el premio se lo llevan los chipirones encebollados, riquísimos y muy tiernos. El carpaccio estaba bueno, bien de temperatura y con mucho parmesano, aunque quizás hubiese quitado algo de especia. En último lugar pondría el atún ya que estaba un poco salado y no muy fresco pese al pintón que tenía cuando trajeron el plato.

image (4) image (3) image (2)

En cuanto al postre, optamos por el postre del fisgón. Una tarta de queso presentada de una manera muy original, como si de un yogurt de cristal se tratara. Muy rico, nos quedamos con ganas de repetir…pero con todas las cenas de Navidad decidimos no pecar más.

image (1)

Si tengo que poner un pero diría que la carta de vinos es pobretona ya que no hay medias botellas y si lo que buscas es tomarte una copa, solo ofrecen vino joven, ya sea de Rioja o Ribera…una pena para los amantes del vino como yo…Espero que la mejoren!  

Pese a este último comentario os recomiendo que vayáis a conocerlo, merece la pena! es un sitio diferente, donde la comida es sencilla pero rica y tiene un precio muy comedido. Lo normal es salir a 20-25 euros persona.

El patio del fisgón. Calle Don Ramón de la Cruz, 26. Telf. 91 577 63 74.

Nota: hay dos turnos para cenar, a las 8 pm y a las 10 pm. Yo soy partidaria de esta última hora ya que a las 8 soy más de aperitivo.

fisgon1fisgon2fisgon3

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De 15 a 25, De 25 a 35, Mediterranea, Restaurantes en la capital, Salamanca y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El patio del fisgón

  1. JR dijo:

    Me encanta tu blog!!! Sigue así membrilla me encanta tu blog. Y creo que aciertas plenamente en tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s